El grupo automovilístico estadounidense General Motors invertirá en Brasil 2.000 millones de reales (730 millones de euros) hasta el año 2012, con el fin de desarrollar una nueva familia de vehículos destinada al mercado sudamericano.