El grupo tecnológico e industrial estadounidense General Electric está próximo a cerrar la venta de su división de plásticos a Sabic, la mayor compañía industrial de Arabia Saudí, por 8.159 millones de euros. De completarse el acuerdo, la compañía saudí habría ganado en la puja por estos activos a Basell, otra empresa de los Países Bajos, tras un largo proceso de subasta.
Según explica The Wall Street Journal, numerosos grupos de inversión privada han mostrado interés por adquirir la división. El presidente de la empresa, Jeff Immelt, ya había anunciado hace meses las intenciones de desprenderse de unos activos que ha penalizado sus resultados financieros durante los últimos años. La filial de la norteamericana lleva varios años espoleada por los crecientes costes del Benzeno, un componente clave del plástico