General Motors ha declarado que sus ventas en Estados Unidos han aumentado un 10% en el mes de junio, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Las ventas subieron en este periodo a 215.358 vehículos, de los 195.380 que cosniguió colocar un año antes, tal y como ha informado la compañía hoy en un comuicado. La estimación promedio de siete analistas preguntados por Bloomberg preveían un aumento del 18%.

Este incremento se debió a la fuerte demanda de los minoristas por automóviles que ahorren en combustible. Se compraron menos camionetas Chevrolet Silverado y GMC Sierra en favor de vehículos de bajo consumo, tales como el Cruze. Una menor oferta frente a los competidores, como Toyota, también ha afectado en que las previsiones no se cumplieran.

"La pregunta más importante que nos seguimos haciendo es con qué rapidez los japoneses van a reconstruir sus inventarios", informó Don Johnson, vicepresidente de ventas de la compañía en EE.UU. La escasez es "un riesgo mayor" para la industria que la evidencia de debilidad en la economía de Estados Unidos, como por ejemplo, la tasa del desempleo situada en el 9,1%, según el vicepresidente.

GM había pronosticado que en 2011 las ventas de 13 millones de vehículos subirían a 13,5 millones.

A las 18.05 hora española, la cotización de la automotriz sube un 0,30% en Wall Street hasta 30,45 dólares.