Uno de los mayores referentes empresariales de Wall Street, General Electric, ha anunciado la caída en un 44%, hasta los 2.420 millones de dólares, de sus beneficios en el tercer trimestre del año. Su división financiera, GE Capital, lideró este deterioro.