El grupo Geely, primer fabricante privado de automóviles de China, tiene previsto inyectar 900 millones de dólares (unos 670 millones de euros al cambio actual) de capital circulante en la recién adquirida Volvo, con el fin de llevar a la firma sueca a recuperar la rentabilidad.

Así lo aseguró hoy el director financiero de Volvo, Yin Daqing, quien precisó que la empresa se ha asegurado financiación por importe de 2.700 millones de dólares (unos 2.000 millones de euros), lo que comprende los 1.800 millones de dólares de la adquisición (1.345 millones de euros) y los 900 millones de dólares (670 millones de euros) de capital circulante.