El presidente de Gamesa, Guillermo Ulacia, anunció hoy que el volumen de inversiones de la corporación tecnológica superará los 150 millones de euros en 2007, año en el que la empresa abrirá tres nuevos centros de componentes en China.
La Junta General de Accionistas de Gamesa, la primera de Ulacia como presidente y consejero delegado, refrendó hoy en Vitoria el Consejo de Administración de la compañía y aprobó el reparto de un dividendo de cerca de 21 céntimos de euros por acción, un 26% más que en 2006. El presidente de la empresa explicó que a lo largo de este año, ésta continuará con los objetivos de "crecimiento, rentabilidad y solidez financiera" marcados en el Plan Estratégico 2006-2008. Ulacia consideró que los principales retos que debe afrontar la compañía son gestionar la capacidad de suministro "tanto interna como de proveedores", asegurar la disponibilidad de materiales y componentes en plazo y coste, y alcanzar los niveles de producción programados y comprometidos. Además, informó de la próxima apertura de tres nuevos centros de componentes en China y del objetivo de gestionar la homologación y desarrollo de proveedores locales, necesarios "para mantener la senda de crecimiento internacional en Estados Unidos y China". "Queremos que sea el año estrella en la construcción y venta de parques eólicos, con niveles cercanos a 800 MW", afirmó. FACTURACION La Junta de Accionistas, celebrada en el museo Artium de Vitoria, también aprobó el Informe de Gestión y las Cuentas Anuales correspondientes a 2006, en el que Gamesa facturó 2.401 millones de euros, un 36% más que en 2005, y obtuvo un beneficio neto consolidado de 313 millones de euros. Ulacia afirmó que 2006 ha sido "el año de la transformación" de Gamesa Corporación Tecnológica" y consideró que los "buenos resultados económicos son consecuencia de los progresos realizados en la implantación de nuestras líneas estratégicas". Los accionistas aprobaron un dividendo bruto por acción de 0,207 euros, un 26% superior al del pasado ejercicio, y que se hará efectivo el próximo 20 de junio. NUEVO CONSEJO Asimismo, se refrendó el nuevo Consejo de Administración de la corporación, formado por: Guillermo Ulacia Arnaiz, Carlos Rodríguez-Quiroga Menéndez, Santiago Bergareche Busquet, Jorge Calvet Spinatch, Juan Luis Arregui Ciarsolo, Corporación IBV, Servicios y Tecnologías, S.A., José María Vázquez Egusquiza, Pascual Fernández Martínez, Juan Carvajal Argüelles y Rafael del Valle-Iturriaga Miranda. También se aprobó la reforma de los Estatutos Sociales, para que Gamesa, "siendo coherente con su política orientada a la excelencia en Gobierno Corporativo, se adapte al Código Unificado de Recomendaciones sobre Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas". Ulacia se refirió a los hitos "más importantes" de la compañía a lo largo de 2006. Entre ellos, citó la definición de sus objetivos estratégicos de crecimiento, rentabilidad y solidez financiera, para lo cual se creó el Plan Estratégico 2006-2008. NUEVAS FUENTES DE ENERGIA Ulacia explicó que la nueva visión de Gamesa "se proyecta en la investigación, fabricación, promoción y en el desarrollo de tecnologías renovables, creciendo con el viento", que consideró su "principal yacimiento estratégico", para gradualmente "incorporar en nuestro campo de trabajo nuevas fuentes energéticas, tales como la solar y las bio-energías". Respecto a la internacionalización de Gamesa, el presidente explicó que con la puesta en marcha en 2006 de cuatro centros productivos en Estados Unidos y uno en China, una inversión de 96 millones de euros y la creación de 1.300 nuevos puestos de trabajo, Gamesa se sitúa ante "un desafío nuevo que va mucho más allá de lo meramente productivo o económico, la gestión de la diversidad cultural en nuestras relaciones profesionales y sociales". COMPROMISOS Según explicó, "la orientación a clientes y mercados clave ha cristalizado con la firma de seis planes estratégicos conjuntos, con un compromiso de venta de 4.500 MW en aerogeneradores, para el periodo 2007-2009". El 59% de ellos se destinarán a Europa, el 30% a EE.UU. y el restante 11% a China. "Estos acuerdos, unidos a la actual cartera de pedidos, nos permiten cubrir el 100% de la capacidad productiva disponible en los años 2007 y 2008, y más del 80% de la capacidad prevista para el año 2009", aseguró. En este sentido, apuntó que si se quiere aumentar la capacidad productiva, es necesario que los proveedores también les suministren. Así, indicó que el problema no está en los productores, sino en los proveedores, "que están al 100 por cien de su capacidad", por lo que afirmó que habría que convencer a éstos para que inviertan y aumenten capacidad. Para ello, precisó, hace falta un marco regulatorio y unas condiciones por parte de las administraciones que hagan que las empresas quieran invertir. "Si en lugar de consolidar las empresas propias con músculo, captamos las empresas exteriores, lo que se hace es debilitar el desarrollo de empresas punteras", dijo, para insistir la necesidad de todo un conjunto de marco regulatorio que incentive la industria y que haga que sea más rentable invertir y que esas inversiones tengan "un ciclo de vida".