Continúa el impulso a la baja que comenzó en 2.781 y el futuro del DJ Eurostoxx50 supera los niveles previos alcanzados ayer a la publicación de las datos macroeconómicos (revisión del PIB 1T EEUU a la baja y peticiones por desempleo incrementando).


De esta forma anula las cesiones de ayer y comienza a testar la zona de resistencia comprendida entre 2.834 / 2.828, terminando por rellenar el hueco de apertura a la baja con el que comenzó la semana.










Gráfico Futuro DJ Eurostoxx50 gráfico 60 minutos



Giro al alza que no se produce en un nivel cualquiera, el precio ha tocado la directriz alcista que parte de mínimos de MAR09 (ver gráfico semanal inferior), y que da lugar a que aparezca a estas alturas de sesión una formación en gráfico de velas japonesas denominada martillo con implicaciones alcistas.


Futuro DJ Eurostoxx50 gráfico semanal


De esta forma nos encontramos con una cotización que rebota desde niveles clave, intentando girarse al alza. Comportamiento que se produce en un entorno de elevada incertidumbre ante la cada vez más inminente reestructuración de la deuda soberana griega y el deterioro de las referencias macroeconómicas. En este sentido parece que el mercado se encuentra en un momento crítico y se antoja que la ruptura de las referencias técnicas clave marcará la dirección de un movimiento de mayor envergadura.

Lo más deseable para posicionarse a favor de subidas en el mercado es encontrarnos con (1) un incremento de volumen, (2), una recuperación de la directriz bajista que parte de máximos de mes y que hoy cotiza en 2.859, y (3) una mejora en las referencias macroeconómicas.

Por el contrario, los requisitos ideales para la apertura de posiciones cortas estarían en (1) una pérdida del mínimo del mes, 2.755, que confirma ruptura de directriz alcista de largo plazo y (2) un nuevo deterioro de las referencias macroeconómicas.

Referencias macroeconómicas más significativas de la semana que viene

En resumen, a estas alturas de sesión y si los temores sobre la deuda soberana lo permiten (no quería mencionarla) podríamos considerar que el pescado está vendido. Nos quedamos con un sabor favorable porque el mercado ha conseguido aguantar niveles clave pero a la vez amargo porque lo hace con (1) escasa convicción, el volumen de negocio no consigue repuntar, y (2) con sombras, la macro ha vuelto a fallar. La semana que viene será clave porque el volumen y calidad de los datos que conoceremos (ver tabla superior) aportarán una mayor visibilidad sobre la actual situación económica y pueden marcar la dirección a medio plazo de los mercados. Una mala macro y un cierre por debajo de 2.755 activa todas las señales de alerta, sin embargo, una macro recuperando y un cierre superior a 2.859 favorecerían una vuelta a máximos.