La inflación podría dispararse hasta el 5,4% este verano, para después bajar al 4,1% en diciembre y cerrar el ejercicio en una media del 4,6%, aunque todo dependerá de cómo evolucionen los precios del petróleo, según las últimas previsiones de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), que ha actualizado de nuevo sus estimaciones tras conocerse, ayer, el dato de IPC de mayo (4,6%). En concreto, Funcas ha diseñado tres escenarios posibles de inflación, tomando como referencia distintos precios del crudo. En un escenario medio, en el que los precios del petróleo ya habrían tocado techo y empezarían a moderarse hasta los 125 dólares en diciembre, Funcas prevé que la inflación escale hasta el 5,4% en verano, para después descender en diciembre y mostrar una tasa media anual del 4,6%, tres décimas más de lo que había previsto anteriormente. La inflación subyacente, por su parte, se situaría en el 3,1%.
Para 2009, en este escenario central, es decir, con un precio del petróleo de hasta 120 dólares, la inflación se reduciría hasta el 3,3%, mientras que la subyacente se recortaría hasta el 2,7%. En el mejor de los escenarios planteados por las cajas, con un precio del petróleo más moderado (en torno a los 120 dólares por barril a finales de este año y 100 dólares en 2009), la inflación también se situaría en el 4,6% este año, con un máximo del 5,3% en agosto. Para 2009, la previsión más optimista de Funcas apunta a un IPC del 2,8%. En el peor de los escenarios, con un barril de crudo a un precio de 150 dólares al finalizar el año y un nivel similar en 2009, la inflación se elevaría hasta el 5,9% en verano, para bajar hasta el 5,1% en diciembre. La media anual alcanzaría de esta forma el 5% este año y el 4,4% el próximo.