El Banco de Francia ha revisado a la baja la previsión de crecimiento de la economía gala de cara al segundo trimestre del año.

De este modo y según las nuevas previsiones del Gobierno, Francia crecerá un 0,4% a lo largo de los próximos seis meses de 2011, frente al 0,5% previsto inicialmente.

Asimismo, la institución informó de que el indicador de clima de negocios de la industria retrocedió tres décimas en mayo, hasta situarse en 103 enteros, mientras que el índice de confianza del sector servicios descendió hasta los 102 puntos, dos décimas menos que en abril. Respecto a la situación del sector servicios, la institución francesa señala que se mantendrá el crecimiento de la actividad, aunque ve posible un estancamiento en el corto plazo.

El Banco de Francia constata, de cara a los próximos meses, que la industria registrará un "leve aumento" de la producción, un incremento de la tasa de utilización de las capacidades de producción, una disminución de los nuevos pedidos y una menor actividad.