Francia está ejerciendo presión sobre la Casa Blanca para evitar que la cumbre del G20 que se celebrará el próximo 2 de abril en Londres sobre el sistema financiero internacional se salde con una falta de acuerdo entre las dos orillas del Atlántico para salir de la crisis económica. En este contexto, el presidente frances, Nicolas Sarkozy, mantendrá mañana una conversación mediante vídeo conferencia con el mandatario norteamericano, Barack Obama, para preparar la cita de Londres, según adelanta la prensa francesa. Además, el primer ministro francés, François Fillon, estuvo ayer lunes en Washington para defender la tesis de que si no se logra un consenso o se llega a un acuerdo de mínimos los mercados no recuperarán la confianza.