El fisco francés dejó de recaudar unos 1.600 millones de euros en el impuesto sobre el tabaco a causa del contrabando, en parte por las compras transfronterizas en los países limítrofes, y de forma particular en España. Las cifras las comunicó hoy el ministro francés del Presupuesto, Eric Woerth, en la presentación de un dispositivo para reforzar el control de las fronteras y combatir el "turismo fiscal" en Le Perthus, junto a la frontera española. Woerth explicó que los aduaneros franceses se incautaron el pasado año de 39,47 toneladas de cigarrillos, lo que supone un tirón del 68% respecto a 2007. Y en una operación especial llevada a cabo desde el 3 al 10 de este mes, las aprehensiones fueron de 1,2 toneladas de cigarrillos, un 60% en las regiones fronterizas con España y Andorra. En el conjunto de 2008, los decomisos de tabaco aumentaron un 32% en operaciones de control en las fronteras, y se dispararon un 149% (hasta 21,52 toneladas) en envíos postales y de correo exprés.