El Gobierno francés estudia una eliminación "progresiva" de las ayudas de 1.000 euros decididas en diciembre de 2008 para incentivar la venta de coches, según adelanta el nuevo ministro francés de Industria, Christian Estrosi, en una entrevista que hoy publica el diario económico galo 'Les Echos'. "Las primas para el desguace no podrán mantenerse indefinidamente", advierte el titular de Industria, que evoca los "efectos perjudiciales" a largo plazo de dispositivos similares puestos en marcha por los gobiernos de Edouard Balladur y Alain Juppé. "A partir de ahora hay que pensar en una suspensión progresiva. Estamos trabajando en ello", añade Estrosi.