El presidente francés, Nicolas Sarkozy, vuelve a reforzar la presión sobre los bonus ofrecidos por los bancos franceses a sus ejecutivos. Después de los pasos adoptados en este sentido por Reino Unido, las intenciones del Gobierno galo pasarían por avanzar en una regulación más estricta de cara a la cumbre del G20 del próximo mes.