El fabricante de Apple, iPhone y los ordenadores Dell podría gastarse esta cantidad en cinco o seis años para expandir su producción por el país.


La presidenta brasileña ha hecho el anuncio ante periodistas en una visita a la capital china. Foxconnestá considerando seriamente hacer futuras inversiones en Sudamérica y según Louis Woo, portavoz de la compañía, los detalles todavía están por decidir. Esta inversión sería la mayor de la compañía taiwanesa en el extranjero.

“Tiene sentido ir a Brasil pero esa cantidad es demasiado” ha dicho Vincent Chen, analista de Yuanta Securities en Taipei. “Las principales razones para ir allí son motivos económicos y para estar más cerca de los mercados emergentes” ha explicado. Además, ha añadido que esa cifra es una exageración.

La expansión puede ayudar a Foxconn, que tiene más de un millón de trabajadores en China, a reducir su dependencia de fabricación de la ciudad Shenzhen, en el sur del país, ya que los salarios están subiendo. LG y Motorota también han anunciado planes para fabricar en la mayor economía de América del Sur.