El Ministerio de Fomento invertirá 4.355 millones de euros durante este año y el próximo en la línea ferroviaria de Alta Velocidad (AVE) entre Madrid y Valencia con el fin de garantizar su puesta en servicio "a finales" de 2010, cuando ambas ciudades quedarán unidas por tren en un tiempo de viaje de una hora y 35 minutos.  Así lo anunció hoy el titular del Departamento, José Blanco, en rueda de prensa conjunta con el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, al término del encuentro que ambos mantuvieron en la sede de Fomento. El ministro avanzó que el Rey don Juan Carlos presidirá la inauguración de la línea, que supone también la llegada del AVE a Cuenca y Albacete. Sobre la fecha exacta de la inauguración, será la que determinen y aconsejen las pruebas que se empezarán a realizarse en la infraestructuras tras el verano de 2010.