La agencia de calificación Fitch ha mejorado este martes cuatro escalones la nota crediticia de Grecia. En concreto, Fitch saca el rating del país heleno de la 'suspensión de pagos efectiva' y lo eleva hasta 'B-'.
No obstante, esta nota equivale todavía a bono basura.