Fitch rebajó hoy la calificación de los cuatro bancos irlandeses cuyas pruebas de solvencia revelaron la pasada semana que necesitan una inyección de 24.000 millones de euros para ser solventes.

En un comunicado, la agencia señaló que la deuda subordinada de Allied Irish Banks (AIB), Bank of Ireland (BoI) y ESB Building Society ha sido rebajada hasta el nivel C. La medida de Fitch responde, dice la nota, a los planes del Gobierno de buscar contribuciones directas para resolver las cuestiones de capital del sistema bancario reclamando significativas contribuciones de tenedores de deuda subordinada.