En su última edición de informe trimestral “Global Economic Outlook”, Fitch Ratings ha revisado a la baja sus previsiones de crecimiento para todas las principales economías avanzadas (MAE por sus siglas en inglés) debido a “la producción más débil en el segundo trimestre” y “que el crecimiento de las MAE se está estancando a un ritmo no visto desde 2009”.

Además, ha añadido que el crecimiento en los mercados emergentes también se moderará, aunque seguirá siendo “robusto”.

En general, la agencia recorta su estimación de crecimiento global para este año hasta el 2,6% desde el 3,1% previo; para 2012 al 2,7% del 3,4% anterior, y para 2013 hasta el 3,1% desde 3,4% previsto en la última edición. Ha asegurado que no prevé una recaída en recesión, aunque admite que la probabilidad ha aumentado.

En cuanto a la Zona Euro, estos expertos comentan que sus estimaciones incluyen ahora un crecimiento trimestral cercano a cero hasta el primer trimestre de 2012, “lo que refleja parcialmente el impacto de la continua crisis de deuda soberana, mientras el sentimiento en Europa se ha debilitado y la incertidumbre ha aumentado de forma marcada desde junio”.