La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha rebajado la nota de la deuda a largo plazo de Portugal a 'AA-' desde 'AA', lo que deja a la calidad de la deuda pública lusa al borde de perder la consideración "superior", algo que podría suceder a medio plazo, ya que la agencia mantiene una perspectiva "negativa" sobre la evolución del 'rating' de Portugal.