Fiat suspenderá la producción de coches en todas sus fábricas italianas entre los próximos 22 de febrero y 7 de marzo como consecuencia de la caída en las ventas registrada desde comienzos de enero, según dio a conocer el grupo a través de un comunicado. La decisión, que afecta a unos 30.000 trabajadores, ha sido tomada como consecuencia de la disminución de pedidos registrada desde que empezó el año. "En previsión de que esta evolución negativa continúe, es necesario adecuar los niveles productivos a la demanda", señala la nota.