Ferrovial ha logrado eludir la obligación que la Comisión de Competencia de Reino Unido le impuso en marzo 2009 de vender tres de los aeropuertos que gestiona en el país, al alcanzar un acuerdo con este organismo británico, ratificado hoy por el Competition Appeal Tribunal (CAT). El dictamen de las autoridades de Competencia británicas imponía a la compañía que preside Rafael del Pino la venta de los aeródromos londinenses de Gatwick y Stansted, y un tercero a elegir entre Edimburgo y Glasgow, en un plazo de dos años y a distintos inversores.