Una de las grandes del ladrillo nacional ha optado por coger las maletas para sortear la crisis por la que atraviesa el sector a nivel nacional. Hoy ha anunciado su alianza con la constructora árabe Commodore y se plantea vender su negocio cementero en Estados Unidos.


Según las previsiones de FCC, este año la compañía cerraría con un recorte del 15% en los ingresos del negocio procedentes de la parte nacional como consecuencia del importante ajuste llevado a cabo por parte del Ministerio de Fomento. 

'En España, las cifras de adjudicación y producción tanto del Gobierno central como de las comunidades autónomas y la administración local llevan dos años cayendo y aún no ha tocado fondo', según ha explicado FCC. 

Además, la constructora ha anunciado su acuerdo con Commodore, una de las primeras constructoras árabes, para entrar en el plan de infraestructuras de los Emiratos Árabes. La alianza se enmarca e la estrategia de internacionalización que desarrolla la compañía controlada por Esther Koplowitz, con la quepretende lograr del exterior al menos el 60% de su facturación "a medio plazo"y sortear además el parón constructor que se registra en España.