Con los mercados enfermos de desconfianza no es raro que cojeen las recomendaciones de los expertos. ¿Entrar? ¿Salir? ¿Esperar? Una decisión que resultar dolorosa ante tanto ajetreo de la renta variable contagiada por las débiles defensas que presenta la economía europea. Pero si hay un sector que escape –en mayor medida que otros- al ciclo económico es el farmacéutico. Así lo consideran los brokers de Deutsche Bank quienes “recetan” la compra en este sector. ¿A favor? su sólida posición financiera, su capacidad de hacer caja y tener una visibilidad y recurrencia en sus resultados gracias a las patentes. Pero nada es para siempre, por lo que la efectividad del sector vuelve a ponerse en entredicho…y más aún si el magnate de la bolsa Warren Buffet se deshace de las compañías ligadas a la salud de su cartera.
Argumentos a favor y en contra que no se encuentran. Mientras el horizonte del sector farmacéutico es negro para unos, otros encuentran en él una alternativa a compañías más dependientes al ciclo económico, tan dañado en la coyuntura actual. Pero ¿por qué invertir en el sector? Las farmacéuticas son compañías con una sólida posición financiera que, en opinión de los analistas de Deutsche Bank en España, “se debe a que es uno de los sectores menos afectado por la actual coyuntura económica ya que, por lo general, disponen de ingresos recurrentes y previsibles que proceden de las patentes de distintos medicamentos”.

No hay que olvidar, además, que "durante los últimos años se han producido, tanto en Europa como en Estados Unidos, movimientos de concentración que han hecho posible aumentar el tamaño de las compañías resultantes así como racionalizar los gastos de I+D y mejorar su eficiencia y son grandes generadoras de caja". A pesar de este escenario, la realidad es que el sector de la salud no ha secundado gran parte de la revalorización registrada durante un año antes, en 2009, y fue penalizado por las operaciones corporativas que aún hoy se están llevando a cabo en el sector. “Es por ello que el potencial alcista de las farmacéuticas es bastante atractivo y presentan, además, buenas perspectivas de crecimiento y desarrollo”, según la entidad alemana.

Sin embargo, sobre el sector se cierne aún un escenario de cambios y reformas, especialmente las que puedan provenir de la reforma sanitaria llevada a cabo en Estados Unidos propuesta por la administración Obama. Algo que no parece convencer demasiado a Warren Buffet quien ha anunciado que en su holding Berkshire Hataway se deshace, entre otras, de las posiciones que tiene en su cartera relacionadas con la salud, dos compañías en concreto, Wellpoint y Unitedhealth. Pero ¿cómo afecta la reforma sanitaria llevada a cabo en Estados Unidos? Aunque aún es pronto para detallar cuáles serán los efectos directos en el sector o las posibles consencuenas, Diego Jiménez Albarracín, responsable de renta variable del centro de inversiones de Deutsche Bank, considera que "a pesar de la incertidumbre de los primeros días parece que al final los gastos generados por implantar la Seguridad Social no serán tan importantes para estas compañías y además todas ellas han implementado unas políticas de control de gastos que les permiten afrontar este tipo de costes".

Del envejecimiento de las patentes a las fusiones


Más frentes abiertos. Próxima caducidad de las patentes de los medicamentos. Durante años... y años, las farmacéuticas han podido disfrutar de los beneficios que les ha reportado la posesión de la patente de diversos productos. La caducidad de las patentes que están apunto de expirar les cuestan cada año a los grandes laboratorios farmacéuticos alrededor de 13.000 millones de euros, cerca del 20% de su beneficio. Tanto es así, que el impacto que tiene la pérdida de valor de los intangibles (licencias, patentes, marcas,software...) sobre los resultados ha obligado a algunas compañías a incluir una partida nueva en su cuenta de pérdidas y ganancias que refleje el coste que la obsolescencia de sus productos tiene sobre el beneficio.

Una realidad que deja ver las dificultades que las farmacéuticas parecen estar encontrando en la creación de medicamentos y que se vendan con la misma magnitud que otros años atrás, lo que ha elevado las fusiones como el mejor -y a veces único- mecanismo de supervivencia en el negocio. Así, 2009 se convirtió en el año de las operaciones corporativas por excelencia entre las grandes farmacéuticas: Schreing –Merck, Pfizer-Wyeth y Novartis-Alcon. "El turno de las pequeñas compañías viene ahora, en 2010", reconoce Albarracín. En los últimos días, las operaciones corporativas en Estados Unidos han llegado de la mano de Universal Health Services que ha llegado a un acuerdo para adquirir Psychiatric Solutions por 2.000 millones de dólares mientras Astellas Pharma ya ha anunciado que pagará 4.000 millones de dólares en efectivo por OSI Pharmaceuticals.

Las apuestas en el sector

Mejor si es en Europa o Estados Unidos. El mercado español sigue sin mostrar atracivo para los brokers y tampoco parece hacerlo el sector farmacéutico de nuestro país. De este modo, desde Deutsche Bank reconocen que las mejores apuestas son Pfizer, Merck, Sanofi-Aventis, Novartis. Siguiendo este orden, Pfizer "es uno de los gigantes del sector Farma americano “y lo vemos muy bien, sobre todo después de comprar Wyeth que le ha permitido mejorar el "pay line" de los medicamentos – los que entrarán en el mercado en los próximos meses- y no creemos que el hecho de perder exclusividad y competir con genéricos le vaya a hacer tanto daño". En el caso de Merck -continúa- "triplicó sus ganancias trimestrales y le ha pasado algo parecido que a Pfizer. Una compañía que se hizo con Schrering Plough el año pasado y lo que inicialmente parecía una compra muy arriesgada ha demostrado ser una operación con la que ha llegado a ganar 15.000 millones de dólares”. Por ello, este experto reconoce que esta compañía “es de las que está mejor preparada para afrontar los retos futuros porque tiene gran cantidad de medicamentos en fases clínicas avanzadas, que esperamos salgan a la calle en un corto período de tiempo”.


Dentro del mercado europeo, Sanofi Aventis ha cambiado su modelo de negocio revisando la sección de oncología, uno de los grandes hitos del mercado. Además ha tenido la visión de centrarse en medicamentos tipo vacunas “que no están afectados por el ciclo de las patentes". Jiménez Albarracín considera que toda aquella compañía que intente diversificar el riesgo “tiene bastante terreno ganado y ahí entra Sanofi Aventis”. Sobre Novartis “tiene una división de genéricos que está amasando y tiene instalaciones y capacidad de I+D que no tienen las compañías de genéricos”. También ha publicado buenos resultados y “es posible que salgan muchos medicamentos que tienen fases clínicas muy avanzadas”. Pero si hay una compañía que, desde el punto de vista no ha perdido niveles demasiados importantes, ha sido Bayer, como reconoce Roberto Moro, analista independiente. "Una compañía que, siempre que permanezca en la zona de 46 euros, incluso en los mínimos en la zona de 45,10 euros, aún tendría posibilidades". "Pero lo digo más que nada por si alguien quiere aguantar posiciones pero no con tendencia a tomarlas ya que yo no las tomaría en nada", apunta Moro.

Dentro del sector en España, las miradas se dirigen hacia Almirall ya que prevé lanzar su fármaco Sativex en España en la segunda mitad de este año, después de que las autoridades sanitarias españolas y del Reino Unido hayan confirmado que dicho fármaco es aprobable. Desde el aspecto técnico tampoco convence. Así lo detalla Moro, a quien no le gusta la compañía pues ha perdido la directriz alcista, no ha podido aguantar los niveles de soporte importante que presentaba en la franja comprendida de 7,6 y 8 euros y ya estamos en 6,70 euros". Debería cerrar el último de los huecos bajistas que ha dejado, explica este analista independiente, "lo que pasa por verlo por encima de 7,50 euros y romper esta secuencia de máximos y mínimos decrecientes". Pero "todo lo que sea permanecer por encima de 7 euros, sigue siguen bajista".

En lo que respecta a una de las compañías más controvertidas del sector, Zeltia, sigue dando pasos en la aprobación de su producto estrella, Yondelis. Y es que PharmaMar, perteneciente al Grupo Zeltia, ha recibido autorización por parte de las autoridades regulatorias canadienses para comercializar su fármaco Yondelis en el país en combinación con Caelyx para el tratamiento del cáncer de ovario. Miguel Freijo, analista de IG Markets, reconoce que Zeltia "es una compañía que le gusta, sobre todo en los últimos meses y a la que veremos subir hoy con fuerza hasta niveles muy importantes". Pues como todos sabemos ya, esta compañía puede volar o caer en picado con cualquier noticia sobre la aprobación o no de sus fármacos.