El gigante petrolero Exxon Mobil se asociará con la compañía de biotecnología Synthetic Genomics e invertirá más de 600 millones de dólares en un intento de desarrollar biocombustibles de algas fotosintéticas en el marco de su investigación en energías alternativas.  La decisión se enmarca en el momento actual de escasa demanda de gasolina. Se están diseñando motores de gasolina que queman combustibles de manera más eficiente, al tiempo que salen al mercado vehículos híbridos y otros con tecnologías avanzadas que minimizan el uso de gasolina. Además, cada vez más conductores se decantan por los biocombustibles a la hora de repostar. Actualmente, los biocarburantes se fabrican a partir del maíz, pero en el futuro se sacarán de fuentes como las hierbas perennes o los residuos urbanos.