Los cuatro ex directivos de Rio Tinto en China acusados de aceptar sobornos y robar secretos comerciales fueron condenados hoy a penas de entre 7 y 14 años de cárcel, entre ellos Stern Hu, australiano de origen chino que tendrá que pasar diez años en prisión. El Tribunal Intermedio Número 1 de Shanghái hizo hoy pública la sentencia, difundida por la agencia oficial Xinhua, después de que Hu y los otros tres encausados se confesaran el día 22 culpables de haber aceptado sobornos, aunque discreparon con la cifra dada por los fiscales, que superaba el millón de dólares.