La Reserva Federal no sólo ha dado alas a la renta variable, sino también a nuestra divisa comunitaria, al euro, que ayer volvió al 1,31 después de semanas consecutivas por debajo de la cota del 1,30. El oro alcanzó su máximo de seis meses con un repunte en la curva de cotización espectacular. Amanece hoy la onza de este metal precioso en los 1.712 dólares.

El presidente de la FED, Ben Bernanke, ha vuelto a dar una alegría a los mercados en vista de que Europa no está muy por la labor de hacerlo. La decisión sobre el mantenimiento de tipos, al menos, hasta el año 2014 –que supone la ampliación de esta política un año más- hizo que Wall Street cerrar en verde, con una para el S&P 500 superior del 0,8%.

Así, a falta de un anuncio de un nuevo plan de relajación cuantitativa, el que sería el QE3, el dólar ha perdido posiciones frente a la moneda comunitaria y cerraba anoche en el 1,31, techo no visto desde hace semanas.



Idéntica situación para el oro. Los inversores han vuelto al que es el refugio por excelencia y ha alcanzado su precio máximo del último medio año: se coloca esta misma mañana en los 1.712 dólares la onza. Casi 75 dólares más teniendo en cuenta que el rango de la sesión partía de los 1.650 dólares.

Por el momento, en Europa la preapertura aventura ganancias. El Ibex 35 intentará recuperar los 8.500 enteros, a pesar de la cesión muy liviana del 0,39% por parte del índice Nikkei de la Bolsa de Tokio que cierra en los 8.849 puntos.

FUENTE: YAHOO FINANCE