Que a Estados Unidos le interesa tener un dólar débil es evidente por aquello de reflotar las exportaciones. No es menos cierto que el euro es una moneda fuerte –lo es a pesar de todo…- con la que ni el mismísimo George Soros pudo; no cedió por debajo de los 0,80 dólares en plena embestida de los fondos del magnate. Estos días su tendencia lateral parece intocable a menos de que suceda algo relevante, muy poco probable en los tiempos que corren en la Unión Europea. ¿Mantiene, por tanto, el par euro/dólar su tendencia a la baja?

La paridad euro/dólar cotiza a niveles no vistos desde los meses de mayo y junio del año 2010: el nivel de 1,23. Y resulta curioso comprobar cómo la mayor parte de los analistas coinciden en que todo aquello por debajo de 1,23 se considera ‘bajista’ y la superación de 1,25 indicaría un cambio de tendencia al alza que, desde luego –y de momento-, parece no llegar.“Super Mario (Mario Draghi) ha empujado al par euro-dólar hasta el nivel de 1,23”, aseguran los expertos de SaxoBank. “No cabe duda de que las posiciones se fijan en los aspectos técnicos y se han dado cuenta de que el hecho de mantenerse por debajo de 1,25 era bajista y que mantenerse varios días por debajo de 1,23 sería crucial”.



Pero, ¿en qué punto se encuentra el par euro/dólar? Todo apunta a la baja a pesar de que la solución a la crisis de países de la periferia europea está a punto de cerrarse con un par de trámites. De nada sirve que el Banco Central Europeo intente cuadrar el círculo porque en terreno de FOREX las cosas son bastante más líquidas que en casa del viejo continente. “Las posiciones de fuerte capitalización por el momento no pretenden cubrir sus posiciones cortas ante la expectativa de que el dólar pueda seguir apreciándose. Es decir, los "toros pequeños" por el momento no son capaces de convencer a los traders de capitalización más potente de que es buen momento para vender”, asegura Manuel Domínguez Blanco, especialista en divisas de Interdin.

En base a gráficos, dice el experto, “la extensión bajista” del indicador RSI “mira claramente hacia niveles de 1,20, mínimos de julio”. ¿Y qué indica? Según Domínguez Blanco, “un agotamiento del retraso contra la tendencia a la baja”.

Cierto es que el movimiento de la paridad euro/dólar acumula meses sin novedad en la que los analistas se han esforzado por sacar rentabilidad en trading intradía porque aquello de cambios bruscos de tendencia queda para otros valores. En la situación de incertidumbre actual, además, el dólar adopta otra dimensión más allá de una operativa de pares frente a otras monedas: es un valor refugio.Tal y como afirma Miguel Ángel Rodríguez, analista asociado de X-Trade Brokers, la incertidumbre europea tiene su reflejo en dos actores fundamentales: el petróleo y el dólar. “Hay una correlación muy alta entre posiciones de aversión al riesgo y el precio del petróleo”, asegura. A ello hay que sumar las tensiones a raíz de las sanciones a Irán por parte de Estados Unidos como principal motor que ha hecho repuntar al barril de oil Texas por encima de la cota de 93 dólares el barril. ¿Y en el mercado de divisas? El euro tiene las de perder con este futuro incierto…”lo veremos caer por debajo de 1,23 unidades”, según Rodríguez.

En este punto, el experto recomienda “comprar dólar de cara a que se convierta en moneda refugio” porque puede ser “el beneficiado de toda esta situación”.

Antes de la hecatombe, en el corto plazo “lo lógico”, asegura Domínguez Blanco, es que “el pequeño canal alcista rompa a la baja. Técnicamente el precio debe retrasar a la zona de 1.2320, a partir de 1.2302 perspectiva bajista”.

Aunque siempre hay quien contempla el escenario contrario. Los alcistas están presentes pero en su caso “el par euro/dólar” tendría que “romper al alza cerca del nivel de 1,25 para reducir las posiciones largas de dólar” y “seguir así posponiendo lo inevitable”. ¿Qué es? Fácil de imaginárselo.

En vista que el nivel de 1,23 no parece suficiente, Greg Michalowski, analista de FXforaliving, considera que “la cosa” comenzaría a ser “sorprendente” bajo el nivel de 1,2296 “y la frase ‘me rindo’ es probable que se produzca en una nueva acción bajo el nivel de 1,2278”. Veremos quién gana el pulso, aunque al euro parece faltarle entrenamiento.