Estados Unidos creció más de lo previsto en un principio durante el cuarto trimestre de 2011. Según los datos publicados hoy por el Departamento de Comercio, el país avanzó un 3% anualizado, frente al 2,8% calculado hace un mes.
El de hoy es el segundo de los tres datos que difunde el organismo y su revisión al alza se explica por un crecimiento mayor de lo estimado del consumo, que avanzó un 2,1% durante el citado periodo. El dato de crecimiento difundido hoy ha sorprendido positivamente, ya que los economistas consultados por Bloomberg esperaban que se mantuviera sin cambios, en el 2,8%. Además, el avance del 3% es el mayor en un año y medio. En el tercer trimestre, la primera economía del mundo experimentó un repunte del 1,8%.

El responsable de la revisión al alza fue el consumo, que tiene el mayor peso en la economía estadounidense: creció un 2,1%, frente al 2% previsto en una primera estimación. En el conjunto del año, el país registró un incremento del PIB del 1,7%, en comparación con el 3% que creció en el año 2010.

Según el Departamento estadounidense de Comercio, el aumento del PIB en 2011 se vio impulsado por las contribuciones positivas del gasto personal de los consumidores, las exportaciones y la inversión fija no residencial, que fueron parcialmente compensadas por las contribuciones negativas del gasto público y la inversión privada en inventarios.