España generó casi la mitad del desempleo de la UE-15 en el mes de abril (46,3%), al aportar uno de cada dos nuevos parados en dicho periodo, según se desprende de la alerta mensual realizada por la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett) y Ceprede.
El importante ritmo de crecimiento del desempleo, unido a la estructura porcentual de parados de la UE-15, hace que la incidencia española en el aumento del paro en abril en la UE-15 sea la mayor de todos los integrantes de este grupo.

De esta forma, España es en la actualidad el país de la UE-15 que alberga más desempleados (el 25% del total), ya que uno de cada cuatro parados es español. Por detrás de España se sitúa Alemania, cuyos parados suponen el 19,7% del total, y Francia, con el 15,4%.

Sin embargo, en abril, Irlanda fue el país que lideró el aumento del desempleo, al registrar un incremento del 5,4% respecto a marzo y generar 13.000 nuevos parados aunque, en términos absolutos, España lideró una vez más el ranking, al aportar 190.000 nuevos desempleados (4,7%).

En el lado opuesto se encuentran Grecia, Italia o Luxemburgo, cuya incidencia fue cero al ser capaces de no incrementar el número de desempleados, o el caso de Austria, que tuvo una incidencia negativa en la creación desempleo al reducir el número de parados.

Sobre el mes de mayo, Agett asegura que no fue tan negativo como otros para el empleo en España, aunque tendencialmente no se modificara la perspectiva anterior, ya que continúa la fuerte destrucción de empleo, las enormes dificultades para la absorción de la población activa y el intenso crecimiento de la tasa de desempleo.

De hecho, España sigue siendo el país de la UE con la tasa de desempleo más alta (18,1%), más del doble de la tasa de los países de la UE-15, donde el desempleo afectó al 8,7% de la población activa. En el último año, el paro en España ha aumentado más de ocho puntos, un incremento que no se ha producido en ninguno de los países europeos.

Además, España es el único país, junto con Portugal, que ha superado las cuatro tasas de paro contempladas en la Estrategia de Lisboa (la global, la femenina, la de los jóvenes y la de los mayores de 55 años). En cambio, en países como Holanda (3%), Austria (4,2%) o Dinamarca (5,5%) la tasa de paro se mantiene en niveles relativamente bajos y por debajo de la media de la UE-15, a pesar de la difícil situación económica.

LAS TASAS MÁS ALTA EN DESEMPLEO FEMENINO Y JUVENIL

En cuanto al desempleo femenino y juvenil, España volvió a registrar las tasas más altas de toda Europa, con una amplia diferencia con respecto a otros países del entorno. De hecho, España aportó más de la mitad de las nuevas mujeres desempleadas de la UE-15 al generar el 51,8% del incremento del desempleo del colectivo femenino, mientras que en el caso de los varones la aportación fue del 43,2%. España supone actualmente el 24,5% del desempleo de las mujeres en la UE-15.

De la misma forma, España generó el 39,1% del paro juvenil, ya que dos de cada cinco nuevos parados jóvenes de la UE eran españoles. De esto se deduce que la juventud española es la que se enfrenta a una peor situación laboral, con una tasa de paro del 36,2%, casi 18 puntos por encima de la media de la UE-15. En el extremo contrario, se sitúan Holanda, con una tasa de paro juvenil del 6% y Austria, con un 8,4%.