España es uno de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) donde el plan de estímulo fiscal tendrá un mayor impacto en el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) --un 1% en 2009 y un 0,4% en 2010--por detrás de Australia y Estados Unidos, países en los que el efecto de estos planes en sus economías será entre el 1,2% y el 1,6%, según se desprende del informe 'Perspectivas económicas intermedias' presentado hoy por la organización con sede en París. En cuanto a las previsiones de crecimiento para el llamado 'club de los países ricos', que engloba a las 30 economías más industrializadas del planeta, la OCDE rebaja drásticamente sus anteriores perspectivas al pasar de una contracción del 0,4% del PIB a un 4,3% en 2009 para el conjunto de la zona. De las siete principales economías mundiales, la que más sufrirá será la de Japón, que decrecerá este año un 6,6%. La zona euro lo hará un 4,1% y la de Estados Unidos un 4%.