La construcción en los países del euro bajó un 4,5% en enero respecto a 2011.

España fue el país que mayor detrimento experimentó, con una caída del 43,2%, según Eurostat. Tras España, los mayores desplomes interanuales de la construcción se registraron en Eslovenia (17,1)% y Bulgaria (12,4%), mientras que los aumentos más significativos tuvieron lugar en Alemania (55,4%), Polonia (11,1%) y Suecia (10,0%), de entre los trece estados miembros para los que hay datos disponibles. En el conjunto de la UE, el retroceso de la construcción de enero en relación al año anterior fue del 1,2%.