El líder del partido de extrema derecha finlandés, Timo Soini, está buscando dar el mes a los máximos responsables financieros de la Unión Europea.

Mientras que las autoridades comunitarias se mostraban conciliadoras hacia el partido Verdaderos Finlandeses y aseguraban que sí respaldarían el rescate, un artículo del líder político para el diario The Wall Street Journal ha echado todo por tierra.

Dice Soini que rescates como los de Grecia, Irlanda o Portugal no benefician a nadie puesto que "son malos para Europa, malos para Finlandia y malos para los países que han sido obligados a aceptarlos". Según escribe en su artículo, Europa está "sufriendo una gangrena de insolvencia económica" y, a menos que "amputemos lo que ya no puede salvarse, corremos el riesgo de envenenar todo el cuerpo".

Pero la cosa no queda ahí. Este tipo de rescates, motivados por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, son "una mentira" que toman por "idiota a la gente común de Europa, que se merece algo mejor. Y se refiere a esta situación como una "simbiosis mortal entre los políticos y los bancos. Los líderes políticos piden más dinero para pagar a los bancos, que devuelven el favor prestando cada vez más dinero a los Gobiernos menteniendo a flote el citado esquema".

Y cómo no, reparte para todos y sus críticas se extienden hasta nuestro país. España forma parte de esa 'gangrena' que amenaza a Europa a través de su sector inmobiliario. Según declara Soini, el sector inmobiliario español es mucho mayor y menos conocido que el de Irlanda, por lo que, a su juicio, las cajas no son las únicas que tienen problemas. En el caso de los bancos, hay algunas entidades donde lo que subyace bajo la superfície de su balace puede ser un zombie, al igual que sucedió en Irlanda durante un tiempo.