España ha rebajado sus estimaciones de crecimiento de la economía para 2012 desde el 2,5 al 2,3%.

Mientras que la de 2013 las ha recortado del 2,7 al 2,4%. Además, ha elevado previsión del paro para este año desde el 19,3 al 19,8%, mientras que el de 2012 lo fija en el 18,5%, frente al 17,5%.