El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha revisado a la baja el crecimiento de España el año pasado. En lugar de avanzar un 0,7% como se calculó inicialmente, lo hizo en un 0,4%, es decir, tres décimas menos.
Así consta en la publicación de la Contabilidad Nacional de España del INE, al actualizar las estimación de la serie contable 2008-2011. Asimismo, el INE amplía en dos décimas la contracción experimentada en 2010, desde el -0,1% al -0,3%.

Las cifras anuales del PIB correspondientes a 2009 y 2008 se han mantenido inalteradas en el -3,7% y el 0,9%, respectivamente.

El INE explica que la rebaja de tres décimas en 2011 se debe a la menor aportación de la demanda externa (pasa de 2,5 a 2,3 puntos) y a una contribución más negativa al crecimiento agregado de la demanda nacional (de -1,7 a -1,9). La demanda exterior se ha modificado por la inclusión en la actualización de los datos definitivos del comercio exterior de bienes de 2010 y de las nuevas estimaciones de la balanza de pagos de 2010 y 2011. El crecimiento real de las exportaciones el pasado año se ha rebajado en 1,4 puntos (del 9 al 7,6%), mientras que la caída de las importaciones se ha aumentado en ocho décimas (del 0,1 al 0,9%).

Debido a ello, la aportación de la demanda externa al crecimiento del PIB se ha reducido dos décimas.

Baja la demanda...y se reducen los gastos

En cuanto a la demanda nacional, el decrecimiento del gasto en consumo final se ha aumentado una décima (del 0,7 al 0,8%) y la caída de la formación bruta de capital fijo ha pasado del 5,1 al 5,5%. Con la revisión de estos datos, la aportación al crecimiento agregado de la demanda nacional ha disminuido en dos décimas.

La reducción del gasto en consumo de los hogares en 2011 fue del 1% y no del 0,1%, mientras que el decrecimiento del gasto de las administraciones públicas fue del 0,5%, frente al 2,2% previsto.