El Tesoro Español ha logrado vender hoy 3.000 millones de euros en deuda a largo plazo, el máximo previsto. No obstante, mientras que el organismo adscrito al Ministerio de Economía ha podido reducir el interés ofrecido a los compradores de deuda a 3 años, lo ha tenido que elevar para convencer a los acreedores a 4 y 10 años. Los ratios de cobertura han caído en el plazo más corto, mientras que se han elevado a una década.


El Tesoro ha colocado 3.001 millones en deuda a 3, 4 y 10 años. El monto total vendido ha sido el máximo previsto, ya que se barajaba una horquilla entre 2.000 y 3.000 millones.

En concreto, el Tesoro ha vendido 747 millones en bonos a 10 años con una rentabilidad del 6,505% frente al 6,121% de la anterior. La cobertura ha sido de 3,2 veces frente a 3,3 veces de la de junio.

Ha vendido 1.239 millones en bonos con vencimiento 2015 con una rentabilidad del 5,53%, por encima del 5,35% de la anterior subasta. La cobertura se ha situado en el 3,18%, por debajo del 3,29% de la anterior subasta de estas características.

Finalmente, ha colocado 1.015 millones en bonos con vencimiento en 2016 a un interés del 5,53% frente al 5,35% anterior. El ratio de cobertura no se ha movido del 2,56%.

José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citigroup, comenta que "sigue existiendo un apetito alto por la deuda. Pero no ha mejorado si no ha empeorado ligeramente con respecto al de dos semanas atrás. Las rentabilidades pagadas siguen siendo insostenibles a medio plazo".

La prima de riesgo española hoy ha vuelto a colocarse por encima del crítico nivel de los 500 puntos básicos, en 510 pb. La rentabilidad del bono español a 10 años en el Secundario también sube hasta el 6,44%. Tras la subasta, el Ibex 35 no suaviza las caídas. Se deja un 0,575 hasta los 7.127 puntos.

Ésta es la primera subasta de deuda que celebra el Tesoro español luego que en la cumbre europea se acordara posibilitar la recapitalización directa de la banca sin pasar por el Estado y, así, evitar que aumente la deuda pública. No obstante, estas recapitalizaciones no se podrán realizar hasta que Europa no cuente con un mecanismo de supervisión propio, previsto para finales de 2012, por lo que en un primer momento el FROB será el receptor de la ayuda europea.

La última vez que el Tesoro se sometió al examen de los mercados se vio obligado a triplicar el interés de su papel a más corto plazo (3 meses) para colocar 3.000 millones en letras.

A lo largo de julio, el Tesoro volverá a acudir a los mercados en tres ocasiones más: el martes 17 con una emisión de letras a 12 y 18 meses, el jueves 19 con una subasta de obligaciones y el martes 24 con una de letras a 3 y 6 meses.