España colocó hoy una emisión de bonos a tres años, con vencimiento en octubre de 2012, por importe de 3.000 millones de euros.
La novedad de esta emisión es que se referencia a un tipo variable como el Euríbor, con lo que, dado que éste se sitúa actualmente en niveles históricamente bajos, el margen de beneficio para los inversores es amplio si los tipos empujan al alza durante los próximos tres años. Además, ello permite al Estado financiarse de forma más barata.