Ernst & Young registró en el ejercicio fiscal 2007-2008 unos ingresos globales de 24.500 millones de dólares (17.988 millones de euros), lo que supone un incremento del 16,2% respecto al ejercicio anterior, informó hoy la compañía. "Hemos dado dos pasos decisivos para conseguir una integración global. Por un lado, hemos unido nuestras 87 actividades nacionales de Europa, Oriente Medio, India y Africa, en la nueva unidad operativa EMEIA; por otro, hemos integrado 15 actividades en Asia que forman la zona del Lejano Oriente y que se suman a nuestra zona de América, que ya está plenamente integrada", señaló el presidente mundial y consejero de delegado de Ernst & Young, James S. Turley. Por áreas, el mayor crecimiento lo experimentó la región Asia-Pacífico, donde los ingresos aumentaron un 34,3%, alcanzando los 3.300 millones de dólares. Por su parte, la facturación en la zona EMEIA creció un 18,4% hasta los 11.400 millones de dólares, mientras que en América los ingresos registrados fueron de 9.800 millones de dólares, que representan un aumento del 8,9%.