La compañía sueca de telecomunicaciones ha registrado un beneficio neto de 1.331 millones de euros durante el primer semestre, lo que supone una mejora del 18% respecto a igual periodo de un año antes. Además, Ericsson generó unos ingresos de 9.795 millones de euros, un 8% más, gracias al incremento de ventas en Asia.