E.ON ha notificado la firma de un protocolo de intenciones con el grupo noruego Statkraft, que otorgará a la alemana el control total de las centrales eléctricas que ambas sociedades gestionaban en Escandinavia. Concretamente, E.ON se hará con el 44,6% de Statkraft en la división E.ON Sverige, una participación valorada en 4.400 millones de euros, y alcanzará el control total de esta división. A cambio, Statkraft recibirá activos de la eléctrica germana en Suecia, Alemania, Reino Unido y Polonia, así como más del 2% del capital de E.ON para compensar la diferencia de valor.