Eni y Gazprom han firmado una carta de intenciones para la construcción de un nuevo gasoducto que lleve el gas ruso a la Unión Europea a través del Mar Negro. Ambos grupos esperan concluir el estudio de viabilidad del proyecto en nueve meses, mientras que el plazo de construcción estimado es de cuatro años. La capacidad del gasoducto se calcula en al menos 30 bcm (30.000 millones de metros cúbicos).