Eni, la mayor compañía energética italiana, dijo el lunes que ha empezado a racionalizar sus operaciones en Italia creando tres nuevas filiales y que planea vender algunos activos no estratégicos antes de que acabe este año.  Los activos italianos, que incluyen 44 arrendamientos de minería, serán divididos en tres grupos, dependiendo de su localización geográfica, que serán transferidos a una única compañía controlada por Eni.  Eni, asesorada por Goldman Sachs y Rothschild, dijo que los activos han atraído a numerosos potenciales compradores, tanto italianos como internacionales, y que espera que se complete la operación al final del año.