Endesa ha cerrado el primer semestre del año con un beneficio de 653 millones de euros, lo que supone un descenso del 18%, respecto a los 796 millones cosechados en el mismo periodo de 2016. Los ingresos, por su parte, ascienden un 9%, hasta los 10.004 millones.

Endesa ha ganado hasta junio 653 millones de euros, esto es, un 18% menos, aunque destaca la “mejora significativa del negocio liberalizado a pesar de las difíciles condiciones del mercado”, así como la “evolución favorable del regulado”, y la “importante contribución estratégica de EGPE”.

Añade que “los excepcionales resultados del primer semestre de 2016 aún impactan en la comparativa del Ebitda y el beneficio neto”.

De hecho, el Ebitda cae un 14%, hasta los 1.605 millones de euros, desde los 1.886 millones previos; mientras que el Ebit se contrae hasta los 901 millones de euros, un 24% por debajo de los 1.190 millones a cierre de junio del pasado ejercicio.

Mientras, los ingresos logran repuntar un 9%, hasta alcanzar los 10.004 millones de euros, frente a los 9.203 millones anteriores.

Así las cosas, concluye que “los objetivos 2017 están apoyado en un nuevo plan de acción y en la esperada normalización de los resultados”.

Y, añade: “Está garantizado un dividendo por acción (DPA) bruto  mínimo de 1,32 euros este año”.