La junta de accionistas de Endesa ratificará previsiblemente hoy la entrada en el consejo de administración del consejero delegado de Enel, Fulvio Conti, así como la remodelación del órgano rector de la eléctrica tras la ejecución, la semana pasada, del acuerdo de venta del 25% de Acciona en la compañía.
La junta servirá además para escenificar el traspaso de los poderes ejecutivos de la compañía, que pasarán de Rafael Miranda a Andrea Brentan, vicepresidente ejecutivo de la compañía y hombre de confianza de Conti. Miranda, que lleva 22 años desempeñando puestos de responsabilidad en Endesa, dirigirá a partir de ahora la fundación del grupo, en sustitución de Rodolfo Martín Villa.

Además de Conti, que ejercerá de vicepresidente de Endesa, los accionistas se pronunciarán acerca de la entrada en el consejo de Luis de Guindos, socio responsable del sector financiero de PricewaterhouseCoopers y ex secretario de Estado de Economía; de Miquel Roca Junyent, presidente del bufete que lleva sus apellidos, y de Alejandro Echevarría, presidente de Telecinco.

Estos nombramientos servirán para sustituir a los representantes de Acciona en el consejo, esto es, a Jorge Vega Penichet, Carmen Becerril, Valentín Montoya y Esteban Morrás, y para proporcionar a Enel una representación en el órgano acorde a su actual participación, del 92%.

La remodelación del consejo se produce tras cuatro meses marcados por las negociaciones con Acciona acerca de la salida de la constructora del capital de Endesa, en la que el presidente de la eléctrica, Borja Prado Eulate, y Brentan se mantuvieron en la primera línea de las discusiones.

Está prevista además una reorganización de la cúpula directiva de la eléctrica, tras el desembarco definitivo de Enel y la salida de algunos de sus directivos, como el director general de Endesa en Iberoamérica, Pedro Larrea, y el director de Organización y Recursos Humanos, Germán Medina.

Acciona sale de Endesa convertida en el segundo grupo mundial de renovables, al asumir activos de generación eólica e hidráulica en España y Portugal por 1.946,6 megavatios (MW). Por su parte, Endesa cerró el acuerdo con una plusvalía bruta de 1.200 millones de euros gracias a la venta de estos activos renovables.