El documento enviado por Endesa a la Comisión Europea (CE) en el que muestra su disconformidad con la autorización con condiciones dada a la opa E.ON por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) es un informe en el que se recoge su postura y no una queja formal, precisaron a Efe fuentes de la eléctrica.
Una queja formal requiere unos trámites administrativos ante Bruselas que Endesa no ha seguido en esta ocasión, ya que la eléctrica sólo ha remitido un informe al ejecutivo comunitario donde expone su disconformidad con la decisión del regulador energético, indicaron las mismas fuentes.