La multinacional EMED Mining Public Limited, empresa matriz de EMED Tartessus que posee la mayoría de las acciones de la Mina de Río Tinto, destinó el pasado año el 47% de su inversión, unos seis millones de euros, a la reapertura de la mina onubense. Según ha informado la compañía, esta inversión supone que el mayor esfuerzo que la corporación minera hizo durante 2007 ha sido el facilitar el proceso de reapertura de la mina de Río Tinto, en la que se calculan unas reservas de 123 millones de toneladas de cobre a un 0,48%, o lo que es lo mismo un total de 585.000 toneladas de cobre.