El banco islandés Straumur Burdaras, el último entre las grandes instituciones financieras del país en ser puesto bajo control público, informó hoy de la venta de su participación del 50% en Wood & Company Financial Services a sus socios en la compañía por 10 millones de euros. La operación contempla una ganancia adicional del 30% sobre el beneficio anual de Wood durante los dos próximos ejercicios, hasta un máximo de 5 millones de euros. El pasado 9 de marzo, el supervisor islandés decidió intervenir la entidad al hacerse "evidente" que no podía garantizar los fondos suficientes para hacer frente a sus obligaciones.