Es la primera subasta celebrada por España teniendo una prima de riesgo superior a los 400 puntos básicos y la colocación de deuda podría haber pintado muy fea. Afortunadamente no ha sido así y el Tesoro Público ha cumplido con el objetivo marcado para esta subasta: ha colocado 3.310 millones de euros en bonos a tres y cuatro años, cuando la horquilla se encontraba entre los 2.500 y 3.500 millones de euros.


Además, parece que la prima de riesgo había hecho el esfuerzo de favoroecer la subasta de bonos y a media hora de apertura del Ibex 35 se relajaba hasta los 360 puntos básicos. De este modo, el Tesoro español ha colocado esta mañana 3.310 millones de euros en bonos a tres y cuatro años con una mayor tasa de interés.

En concreto, en el plazo de tres años, se han adjudicado 2.200 millones de euros. La rentabilidad media ofrecida a los inversores ha sido del 4,813%, por encima del 4,291% de la anterior subasta de las mismas características.

Respecto a los bonos a cuatro años, se han colocado 1.110 millones de euros. La demanda ha superado a la oferta en 2,4 veces. La rentabilidad media ofrecida ha sido del 4,984%.