Entre las turbulencias que siguen azontando los mercados el Tesoro Público español pretende colocar entre 5.000 y 6.000 millones de euros. La penúltima subasta de letras del mes de agosto, estará marcada por la decisión de la Autoridad Europea de Actos y Mercados  de suspender durante 15 días las ventas de posiciones a corto en Francia, Italia, Bélgica y España. Entre las turbulencias el Tesoro Público español pretende colocar entre 5.000 y 6.000 millones de euros.

La anterior subasta del Tesoro, celebrada el pasado 4 de agosto, se saldó con una emisión de bonos por 3.300 millones de euros, a los que se sumaron otros 800 millones en segunda vuelta, y logró un nivel de demanda que duplicó el importe adjudicado, según informa El Economista.