El Tesoro ha colocado esta mañana 4.570 millones de euros en una subasta en la que se esperaba vender un máximo de 4.500 millones. Lo más característico de la operación de hoy ha sido la caída de la rentabilidad media lo que ha ocasionado, según los expertos, una demanda más floja que en otras subastas
En concreto se han colocado 1.863 millones de euros en bonos a 3 años con un interés marginal de 2,268%, frente al 2,81% de la subasta anterior. La demanda ha sido de 2,3 veces, frente a las 2,8 veces.

En los bonos a 5 años, se han vendido un total de 1.548 millones de euros, con un interés del 2,808%. En esta subasta la rebaja de los tipos ha sido sustancial, ya que en la subasta anterior el cupón había sido del 3,286%. La demanda también se modera con respecto a la anterior, hasta 2,2 veces desde 2,5 veces.

También se ha colocado papel a 13 años; 1.162 millones de euros a un tipo de interés marginal del 4,354%. El tipo medio exigido por los inversores también ha caído sustancialmente, del 5,569% anterior hasta el 4,354. La demanda en niveles de 1,6 veces desde 2.9 anterior.