El Tesoro Público ha logrado pasar con nota el examen del mercado de hoy. En concreto, ha colocado 4.300 millones en deuda a largo plazo, cuando el máximo que barajaba vender eran 4.000 millones.

Ésta ha sido la primera subasta después de conocerse que, previsiblemente –a la espera de que se presente el plan de rescate definitivo ante la troika- los grandes ahorradores costearán parte del rescate de Chipre y en la antesala de la reunión de política monetaria del BCE que se llevará a cabo hoy.

En concreto, el Tesoro ha vendido 3.057 millones en bonos con cupón del 3,30% y vencimiento a 30 de julio de 2016. La demanda ha superado en 1,9 veces la cantidad colocada. Además, el organismo se ha podido permitir bajar el interés medio ofrecido a los acreedores del 3,282% de octubre de 2012 al 3,019% actual.

Por otro lado, el Tesoro ha colocado 590 millones en obligaciones con cupón del 4,10% y vida hasta 30 julio 2018. En este caso, la demanda ha superado en 4,1 veces lo vendido (2,9 veces en la anterior ocasión), mientras que el tipo medio ha pasado del 4,193% ofrecido en marzo de 2012 (última vez que se emitió este papel) al 3,598% actual.

Finalmente, el Tesoro ha emitido 660 millones en obligaciones con cupón del 5,50% y vencimiento a 30 de abril de 2021. En este tipo de papel la demanda ha superado en 2,1 veces lo finalmente colocado por el organismo (1,8 veces en la anterior ocasión), mientras que el interés medio ha subido, al pasar del 4,200% registrado en diciembre al 4,477% actual.

El Tesoro ha captado ya este año un 34,3% (41.647 millones de euros) del total previsto para este ejercicio. El coste medio de la deuda a la emisión es del 2,85% a finales de febrero de este año, por debajo de la media de 2012 (3,01%).